La Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico organiza, en colaboración con la Cátedra de Historia y Estética de la Cinematografía de Valladolid y la SEMINCI-Semana Internacional de Cine de Valladolid,  el curso “Cine y Patrimonio”. Se pretende aunar en unas jornadas dos de los pilares de nuestro acervo cultural. Para ello queremos reflejar todas las perspectivas que se acercan al mundo del patrimonio artístico; algunas de las veces, las menos, el patrimonio es abordado de forma directa; pero en la mayoría éste está tratado de forma tangencial.  

Hay una enorme distancia entre el patrimonio real y el proyectado por el cine, pero en todo caso esta relación sirve para su divulgación y promoción, además de ofrecer una lectura integral del patrimonio histórico-artístico.  

Es, sin duda, el lenguaje cinematográfico el que ha ilustrado de “figurantes” nuestros monumentos, el que ha puesto cara más que ningún otro arte a nuestra conciencia del pasado. La articulación de ese mundo nos viene dada no sólo por la exigencia del guión o la voluntad del director, sino también por la sensibilidad del escenógrafo o la mirada del fotógrafo. Son por tanto muchas las personas que intervienen en la transmisión de una idea de nuestro patrimonio cultural y es por ello que intentaremos dar cabida a todos los registros.

Según las palabras del escritor y periodista Carlos Garrido Torres: Detrás de cada trabajo de divulgación hay una idea implícita, verbalizada o no. Y la mejor de todas es que sólo mediante la divulgación se asegura la protección. Dejar el patrimonio en el olvido, reservado a unos cuantos investigadores o al disfrute privado, supone hurtarle el respaldo de la opinión pública. Sólo cuando un monumento es apreciado por la colectividad, cuando forma parte de su sistema simbólico y su imaginario social, está garantizado que nadie lo destruirá impunemente.  

Estas jornadas no sólo van dirigidas a todos los grandes aficionados al cine, sino que también pretenden dar a conocer al gran público la visión que el cine ha proyectado sobre nuestro patrimonio. De esta forma haremos buena la aseveración de que divulgar es preservar.