Las portadas de las iglesias románicas son el punto de acceso a un lugar sagrado y como tal adquieren un significado especial que se materializa no solo en su propia morfología sino también en sus repertorios iconográficos y en las inscripciones que los acompañan. De esta forma, los ingresos románicos se convirtieron en soportes privilegiados para exponer, a través de imágenes y textos, no solo mensajes de carácter doctrinal sino también otros de tipo más ideológico en consonancia con los cambios que en determinados momentos estaban teniendo lugar en el seno de la Iglesia, como la renovación litúrgica o el afianzamiento de la autoridad eclesiástica.

En estas jornadas se analizará, con enfoques muy diferentes y actualizados, un amplio muestrario de portadas románicas, tanto monásticas, como catedralicias o parroquiales. Se abordarán desde aspectos de pura filiación estilística hasta consideraciones de tipo iconográfico y propagandístico.

El curso va dirigido a todo tipo de público, desde estudiantes universitarios a entusiastas del arte románico en general.