Vivimos desde hace ya unos cuantos años la evolución imparable en el ámbito de la fotografía y la revolución en torno al mundo de la imagen. Nuestra sociedad se ha acostumbrado a ver pero no a observar y a analizar las imágenes que nos asaltan y rodean des-de cualquier plataforma. Hoy en día la inmediatez se antepone, en muchas ocasiones, al concepto o a la idea de lo que se quiere transmitir. Si la tecnología está a nuestro alcance, si podemos dis-poner del mejor equipo para capturar instantes, ¿por qué no todas las fotografías transmiten algo? Construir un buen discurso visual no depende, solo obviamente, de una buena cámara de fotos es importante saber lo que se quiere contar y con qué elementos. Como en toda disciplina artística, la composición, debe de ser equilibrada tanto en los aspectos técnicos, estilísticos como en los emocionales. Aún, así, encontramos fotos que son verdaderas obras de arte en sí mismas por su equilibrio compositivo y otras, cuya potencia radica en la transmisión de emociones prescin-diendo del aspecto más técnico.

Con el VI Taller de Fotografía del Patrimonio pretendemos seguir insistiendo en el acercamiento básico a las técnicas fotográficas, encuadres, luz,…etc. pero sobre todo reforzar el trabajo sobre el detalle, como idea de potencia  y estética en la captura de una buena fotografía. Entender que una buena imagen, más allá del aspecto técnico, no es aquella en la que aparecen más elemen-tos sino aquella en la que aparecen con más sentido. Si a esto le aplicamos la innovación, como variable, implementando técnicas pictóricas a las instantáneas obtendremos, como resultado, obras artísticas de una gran belleza. 

El taller va dirigido a todo tipo de público, desde profesionales vinculados al patrimonio cultural (arquitectos, historiadores, res-tauradores, etc.) hasta estudiantes universitarios y amantes del patrimonio en general.